Ver carrito “JUGAR CON LOS HIJOS, IMPRESCINDIBLE PARA DISPONERLES AL CAMBIO” se ha añadido a tu carrito.

3,00 IVA incluido

La experiencia demuestra que un hijo cambia cuando los padres cambian, aunque no tengan ninguna culpa.

El “método integrado” consiste en que apliquemos varias medidas educativas en un tiempo muy corto y simultáneamente para que el hijo, de pronto, se percate y experimente que todo ha cambiado. Puede parecerles complicado, pero no lo es.

Al ser global el cambio, recibe de inmediato muchos reconocimientos y el reconocimiento nos dispone a agradecer y gratificar al que lo otorga. Se les motiva con rapidez hacia los cambios que le pedimos.

La clave, por tanto y no lo olviden, es que los hijos perciban y experimenten con claridad que todo cambia, de pronto y simultáneamente, en su vida.

Perciben que juegan conmigo todos los días, al menos 5-10 minutos; les gusta lo que les cuento y, si está mal, no me reprochan y me dan modelos que me ayudan a cambiar; no me riñen ni se enfadan si me porto mal y solo me aplican consecuencias y me enseñan el modelo de cómo cambiar; no me riñen o me hacen perder con mi hermano… (todo ello figura en este plan del “método integrado”).

Los padres encontrarán pautas de actuación ante situaciones (quizás no todas se produzcan) como las siguientes:

  • Ya no sabemos qué hacer.
  • ¿Qué podríamos hacer para ayudarle a cambiar?
  • Desobedece, desafía, molesta, rivaliza, se niega, llama la atención con…
  • Se quejan en el colegio de que llama mucho la atención.
  • Se quejan en el colegio de que perturba las clases.
  • Es un buen chico, pero…
Categoría:

Descripción

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “MÉTODO INTEGRADO”